¿Es legal el espionaje del móvil de nuestra pareja?
Note: 4.60 5 votes

Qué dice la ley sobre el espionaje de la pareja


Primero dedicaremos unas líneas a revisar lo que dice la ley española en lo que respecta al espionaje de un cónyuge, ya esté casado o no. En efecto, cualquier información que se obtenga mediante fraude o violencia puede estar penada severamente por la ley.

Sin embargo, la ley es en realidad más sutil. Imaginemos, por ejemplo, que su novio o novia le proporciona los códigos de acceso a su teléfono móvil, al correo electrónico o a una cuenta en redes sociales. En ese caso, el hecho de mirar las cuentas de su pareja no podrá considerarse una falta penada por la ley española. Aquí se considera que la pareja espiada ha corrido el riesgo deliberadamente de dar acceso a su pareja a sus datos privados. Por supuesto, esto se aplica tanto a las parejas casadas como a aquellas que no lo están, ya vivan juntos o no.

Como habrá comprendido, espiar a su pareja sin que lo sepa y sin que esta le haya dado acceso voluntariamente a sus cuentas personales está prohibido por la ley, la cual protege la vida privada de cada uno. El hecho de estar casado no le da ningún derecho a no respetar la vida privada de su cónyuge.

Por supuesto, como veremos a continuación esto se aplica en cierta medida también a los programas espía.

 

¿Podemos utilizar un programa espía para vigilar el teléfono móvil de nuestro novio o novia?


Ahora abordaremos el aspecto central del tema, que son los programas espía de libre acceso en Internet. Recordemos que estos programas son aplicaciones de vigilancia que permiten recoger y consultar a distancia todos los datos registrados por el aparato móvil en el que están instalados.

Básicamente, estos programas pueden utilizarse en el teléfono de su novio o novia con una condición: que esta persona le haya dado su acuerdo previamente. En efecto, si ha avisado a su cónyuge de la presencia de este programa en su teléfono móvil y este está de acuerdo con que acceda a sus datos personales, esto no debería ser un problema en lo que respecta a la ley. Señalemos también que el nombre al que esté registrada la línea telefónica no es realmente un argumento válido para espiar un teléfono.

Si usted deseara espiar a su pareja sin que esta lo sepa, debe saber que ella podría denunciarle si se entera.

 

¿Cuál es el riesgo de espiar el teléfono de nuestro marido o mujer con un programa de vigilancia?

Como acabamos de ver, la única forma de espiar el teléfono de su cónyuge de acuerdo con la ley en lo que respecta a la vida privada consiste en obtener el acuerdo de la persona antes de instalar un programa espía. Sin embargo, cuando acceda al protocolo de descarga del programa espía y proceda a instalarlo, no se le pedirá ninguna prueba de este acuerdo o del uso que quiere hacer de este programa. Así, muchos cónyuges inquietos o que tienen dudas sobre la fidelidad de su pareja utilizan estas aplicaciones para vigilar sus actividades sin decírselo. Por supuesto, esto representa un riesgo legal puesto que se trata de un acto punible.

Así, si el cónyuge espiado descubre que alguien le vigila sin que lo sepa, puede denunciar y llevar el caso ante un tribunal.  Las posibles penas son casi siempre proporcionales a los daños que ha conllevado esta vigilancia. Puede tratarse de daños financieros si se recuperaron códigos u operaciones financieras de este modo para fines abusivos, o también puede tratarse de daños psicológicos. El juez encargado del caso evaluará de forma directa la importancia y gravedad de estos daños y determinará la suma de la multa que se deba pagar. Es probable que en casos más graves y en función de las leyes de otros países también puedan pronunciarse penas de prisión o medidas de alejamiento.

Todos los proveedores de programas espía le informan de la ilegalidad de este tipo de uso y en ningún caso se hacen responsables de la utilización que se hace de su aplicación. De este modo, usted es el único que puede determinar si quiere correr este riesgo y asumir las consecuencias en caso de que su estratagema sea descubierta y su pareja le denuncie.

De nuevo en lo que respecta a la ley sobre espionaje, algunas personas cuyo matrimonio no es ideal se preguntan si pueden utilizar este método de espionaje del teléfono del cónyuge para obtener pruebas de, por ejemplo, una infidelidad, así como para reforzar su caso durante un proceso de divorcio en curso o futuro. Naturalmente, esto no es posible ya que los datos se habrían obtenido fuera del marco legal y estas pruebas no podrían utilizarse ante un tribunal. Al contrario, este tipo de trámite podría perjudicarle mucho en el momento de la sentencia de divorcio.

Por ello debe pensarlo muy seriamente antes de pasar por esta experiencia y espiar a su pareja sin que ella lo sepa con ayuda de un programa de este tipo.

 

¿Por qué estos programas son legales a pesar de que sea ilegal espiar a nuestra pareja?

Después de leer todo lo anterior, seguro que se pregunta por qué podemos encontrar estos programas a la venta en el mercado si espiar a su pareja sin que esta lo sepa está prohibido por la ley.

En realidad, y como hemos visto más arriba rápidamente, no son los programas de vigilancia propiamente dichos los que están prohibidos, sino que simplemente es su uso el que está reglamentado. En efecto, aparte del espionaje de su cónyuge, estas aplicaciones pueden ser muy útiles en algunos casos autorizados por la ley. Algunos ejemplos son los siguientes:

En primer lugar, los programas espía son especialmente apreciados por los padres que desean vigilar las actividades en línea de sus hijos menores. Como sabemos, frente a los numerosos peligros de Internet y la proporción cada vez mayor de jóvenes y adolescentes que tienen teléfonos inteligentes, los padres se preocupan por las posibilidades de que sus hijos tengan malas compañías o de que sufran acoso virtual. Estos programas de vigilancia son muy eficaces y proponen numerosas funcionalidades útiles para estos padres preocupados. Por ejemplo, permiten geolocalizar un aparato en todo momento, consultar los mensajes, llamadas y otras actividades de mensajería instantánea y detectar así las situaciones peligrosas. Estos programas pueden también servir para el control parental, ya que los padres pueden bloquear o restringir directamente el acceso a algunos sitios, páginas web o aplicaciones desde su plataforma de gestión a distancia. Pero ¡cuidado! Si el uso para vigilar a los niños es legal, es precisamente porque no se trata de espionaje. La vida privada de los niños menores está protegida por la ley, por lo que los padres deben imperativamente informar a sus hijos de que han puesto este programa en sus dispositivos. Que la línea de teléfono esté a su nombre no le da derecho a espiar ese teléfono.

Otro caso en el que los programas espía pueden ser muy útiles es en el marco empresarial. Ocurre con frecuenta que un jefe decida equipar los teléfonos móviles profesionales de sus empleados con este tipo de aplicaciones. Esto le permite por ejemplo consultar directamente la agenda y las citas de sus empleados, seguir sus desplazamientos o bloquear o restringir algunas actividades que no guardan relación directa con el trabajo y la función que ejercen. Por supuesto, este uso está sometido a algunas condiciones. Se debe informar con antelación al empleado de que utiliza un aparato móvil equipado de un programa espía de este tipo e, idealmente, esta información debe darse por escrito y el empleado debe dar su consentimiento. El hecho de que la línea telefónica pertenezca a la empresa no le da derecho a instalar un spyware sin consentimiento del empleado. La empresa no podrá vigilar los teléfonos y aparatos privados de sus empleados, únicamente los dispositivos de empresa.

Por último, aunque no ocurre a menudo, algunas personas aceptan instalar este tipo de programa espía en su teléfono para que su cónyuge pueda acceder a todos los datos que contiene. Esto puede hacerse para tranquilizar a la pareja y que esta vea que el cónyuge es serio o fiel, así como para garantizar su propia seguridad, por ejemplo permitiendo la localización permanente del aparato.

 

Las funcionalidades de los programas spyware que seducen a los celosos


Aunque prácticamente todo el mundo esté al tanto del hecho de que espiar a su pareja es un acto ilegal que puede estar penado por la ley, la realidad es que la mayoría de personas que descargan y utilizan este tipo de programas lo hacen con el objetivo de espiar a su marido o su mujer sin que lo sepan. Lo que sí es cierto es que estas aplicaciones rebosan de funcionalidades para saberlo todo sobre su pareja. Aquí le proponemos una lista con ejemplos de funcionalidades integradas en este tipo de aplicaciones y su utilidad en caso de que tenga dudas sobre la fidelidad de su cónyuge.

  • La geolocalización: permite saber si su pareja se encuentra en el lugar en el que dice estar o saber si está visitando a otras personas sin decírselo.
  • Los mensajes de texto: puede consultar a distancia todos los mensajes enviados o recibidos por su pareja, las fechas y las horas, así como los destinatarios o emisores de estos mensajes.
  • Las llamadas y sus grabaciones: por supuesto, también podrá acceder a distancia a la lista de llamadas con este tipo de programa espía. Además, algunas versiones más recientes le permiten también grabar sistemáticamente el contenido de estas llamadas y escucharlas más adelante.
  • Las cuentas de correo electrónico y redes sociales: puesto que los mensajes y las llamadas no son el único medio de comunicarse discretamente, también tendrá acceso a todas las cuentas registradas en el teléfono, ya se trate de la bandeja de entrada de correo electrónico de su pareja o sus cuentas en redes sociales o mensajería instantánea. No se perderá ninguna comunicación que se haya hecho a través del teléfono.
  • La consulta de sitios web: incluso si su pareja borra el historial de navegación de Internet porque tiene algo que ocultar, no se le escapará nada porque podrá consultar a distancia el detalle de las páginas web visitadas, así como la duración de la conexión y la dirección completa.
  • Las fotos y vídeos: ya se trate de fotos o vídeos tomadas con el teléfono móvil, o fotos o vídeos recibidos por su pareja y enviados por un tercero, también tendrá acceso a todo ello desde este tipo de aplicación.
  • La grabación sonora: si desea saber dónde se encuentra su pareja y lo que hace, además de la geolocalización de la que hemos hablado más arriba, algunos programas de los más perfeccionados permiten encender el micro o la cámara del teléfono para permitir visualizar en directo lo que pasa a su alrededor.

Otra ventaja innegable de estos spyware para las personas que desean utilizarlos para espiar a su marido o mujer es el modo invisible que proponen. En efecto, una vez instalados, estos programas espía pueden volverse totalmente indetectables para el usuario. De este modo, si activa el modo invisible en el momento de la configuración, no aparecerá ningún icono en el menú del teléfono espiado. Su pareja no podrá detectar en ningún caso la presencia de un programa espía excepto si usted le informa de ello, y tampoco podrá desinstalar esta aplicación. En consecuencia, usted será el único que podrá gestionar el programa a distancia desde su interfaz personal en línea.

 

¿Cómo utilizan estos programas las personas que quieren espiar a sus parejas discretamente?


Tras leer los elementos anteriores ha descubierto que los usuarios que quieren espiar a sus parejas pueden hacer un uso ilegal de este tipo de programas espía que existen en el mercado. Sin embargo, como vamos a ver ahora, este uso para fines de vigilancia discreta de la vida de un cónyuge no es tan sencillo.

En efecto, primero hay que saber que para usar un programa de espionaje y espiar a su pareja con total discreción, primero deberá tener su teléfono en la mano físicamente, así como el código para desbloquear la pantalla, y esto durante varios minutos. La instalación del programa espía no puede hacerse a distancia en ningún caso. La aplicación debe, pues, descargarse desde el teléfono que quiere espiar, y las diferentes etapas de instalación y de configuración también se hacen desde el aparato. En algunos casos, o para utilizar todas las funcionalidades del programa espía elegido, es necesario hacer jailbreak o rooting en el aparato, y para ello también necesitará disponer de él un rato. Así pues, debe asegurarse de que no corre el riesgo de que su pareja le sorprenda mientras hace todo esto. Por supuesto, los espías más inteligentes pensarán también en marcar la casilla que permite activar el modo invisible de la aplicación, además de pensar también en borrar el historial reciente de navegación y, especialmente la página desde la que se descarga el programa.

A continuación, el resto es una cuestión de discreción y de control de sí mismo. En efecto, sepa que al tener acceso a todos los elementos del teléfono de su pareja, sin ninguna duda corre el riesgo de descubrir algunos datos que a lo mejor no querría saber. En el caso de descubrimientos desagradables como mentiras o infidelidad, es necesario controlarse y retener las ganas de hablar directamente con su pareja, porque corre el riesgo de que le descubran y, en consecuencia, de que le denuncien como hemos visto más arriba.

Es usted el que decide el riesgo que está dispuesto a correr por espiar a su pareja y si asume plenamente las consecuencias en caso de que la situación saliera mal, ya que ha sido informado por completo de los riesgos y consecuencias de un acto de este tipo.