¿Podemos espiar el teléfono de nuestro niño o adolescente?
Note: 4.40 15 votes

Los peligros de las nuevas tecnologías para los niños y adolescentes


No sirve de nada mentirse: hoy en día ya no basta con seguir los principios básicos de educación en lo que respecta a las pantallas y las nuevas tecnologías evitando que sus hijos accedan a ellas. Aunque se puede esconder este mundo digital a los más pequeños, una vez que sus hijos lleven unos años en el colegio será muy difícil decirles que no si le piden un teléfono, y como todos los otros niños de su generación, su preadolescente entrará en el mundo digital y virtual también.

Por supuesto, si bien el hecho de que su hijo disponga de su propio móvil puede tranquilizarle ya que podrá llamarle en cualquier momento, y él a usted también en caso de problemas, esto también crea muchas dudas en lo que respecta a su seguridad. Cada vez hablamos más de los derivados de estas tecnologías y sus peligros para nuestros hijos. Sin querer preocuparle innecesariamente, aquí le informaremos de algunos de los principales peligros de dejar que un niño o adolescente utilice un teléfono móvil sin vigilancia:

  • Una mala amistad: seguro que ya sabe que la moda entre niños y adolescentes son las redes sociales. A partir de los 10 o 12 años, su hijo o hija estará totalmente conectado y ya empezará a usar en su teléfono las aplicaciones más populares como Facebook, Snapchat o Instagram, sin controlar realmente su alcance. Estas redes sociales son también conocidas por predadores de todo tipo, que las utilizan para atraer a los jóvenes a sus redes.
  • El acoso digital: todos conocemos el acoso escolar, que puede tener gravísimas consecuencias en el estado de salud de un niño, al igual que en el de los adolescentes, pero no todo el mundo conoce el llamado acoso digital. En efecto, algunas personas malintencionadas, a menudo propios adolescentes, se divierten utilizando a otros niños como cabeza de turco y se sirven de sus cuentas en redes sociales y otras aplicaciones de fotos o vídeos comprometedores para publicarlos o chantajearles. Las consecuencias de estos actos son dramáticas y llegan muy lejos, sobre todo porque es muy difícil eliminar una imagen una vez que se ha compartido en la web.
  • La adicción y problemas de escolarización: las aplicaciones y posibilidades que ofrece la tecnología de los teléfonos móviles pueden también representar un peligro de adicción para los niños y adolescentes, que a menudo son demasiado jóvenes para fijarse límites por sí mismos. De este modo, su hijo puede volverse adicto en poco tiempo a su nuevo juguete, hasta el punto de poner en peligro sus resultados escolares y su vida social progresivamente.

Como puede constatar, los padres tienen razones por las que estar preocupados si sus hijos utilizan un teléfono móvil, incluso si hoy en día es difícil no dejarles usarlo. Esto crea más ansiedad porque en general los niños no dejan que sus padres entren en su burbuja íntima, por lo que es imposible que tengan una verdadera visibilidad sobre el uso que hace un niño de su teléfono, y todavía menos que tengan cualquier control. Sin embargo, sí que es posible controlar el aparato de los niños gracias a programas espía que cambiarán radicalmente la vida de los padres.

 

Cómo se puede espiar el móvil de un niño o adolescente de forma discreta


Ahora hablaremos con más detalles sobre los programas en el mercado que permiten espiar a distancia el teléfono móvil de su hijo. Estos programas, llamados programas espía o spyware, pueden descargarse directamente desde Internet e instalarse en el teléfono de su hijo. Para obtener uno y empezar a espiar a su adolescente, basta con pagar una suscripción al servicio de vigilancia, la cual variará en función de la duración deseada y las opciones que incluya.

El único inconveniente es la instalación de este programa, ya que para instalarlo debe tener en mano el teléfono de su hijo. Si un niño quiere que sus padres le compren un teléfono, lo ideal es instalar una aplicación espía antes de dárselo. Si el niño ya tiene su propio teléfono móvil, también se puede instalar en él si cumple con los requisitos. Otra idea puede ser regalarle un nuevo teléfono. Sin embargo, en cualquier caso debe avisarle de la presencia de este programa en su teléfono.

Una vez que haya pagado la suscripción en línea, obtendrá un enlace o dirección de Internet específica. Abra el navegador web del teléfono de su hijo e introduzca esta dirección. Esta le llevará a la página de descargas de la aplicación espía. A continuación, simplemente haga clic en el enlace de descarga del programa y siga las indicaciones en la pantalla para su instalación. Solo le llevará unos minutos. Por supuesto, si tiene la más mínima dificultad durante la instalación, puede pedir ayuda al servicio técnico por teléfono para no saltarse ninguna de las etapas importantes.

Una vez que termine la instalación, el programa estará listo para hacer su trabajo. El funcionamiento del programa espía es en realidad muy sencillo. Recogerá todos los datos que transitan por el teléfono y los almacenará en un servidor externo. Si se conecta a su espacio personal en línea gracias al nombre de usuario y la contraseña que habrá creado durante la inscripción, podrá acceder a todos estos datos y podrá saber todo lo que hace su hijo con su teléfono en cualquier momento.

 

Qué podemos espiar en el teléfono de un niño con un programa espía

Ahora dedicaremos un poco de tiempo a detallarle los diversos elementos a los que puede acceder desde el panel de control de su espacio personal de vigilancia. En efecto, se sorprenderá de la diversidad y el interés de los elementos que podrá consular a distancia sin que su hijo se dé cuenta.

  • Contactos, llamadas y mensajes: en un clic podrá acceder a la lista de contactos telefónicos registrados en el teléfono de su hijo. También podrá ver el historial de las llamadas recibidas o emitidas por el teléfono, con la hora y la fecha, así como la duración. Algunos programas pueden incluso grabar las conversaciones, las cuales podrá escuchar después. Podrá consultar además los mensajes recibidos o emitidos con todo detalle desde el mismo panel de control. No se le escapará ningún detalle.
  • Los programas de mensajería instantánea y las redes sociales: por supuesto, los adolescentes de hoy en día prefieren por lo general utilizar aplicaciones de mensajería instantánea o redes sociales para comunicarse con sus amigos. Esto no es un problema para usted, ya que las aplicaciones espía también pueden recoger las conversaciones que se tienen a través de las mensajerías instantáneas, así como todas las actividades de su hijo en sus cuentas de redes sociales como Facebook, Instagram o Whatsapp.
  • Las fotos y vídeos almacenados en el teléfono: puesto que tendrá acceso a todos los datos almacenados en el teléfono de su hijo, también podrá consultar libremente las fotos y vídeos que haga su hijo, así como las que le hayan enviado o que haya descargado.
  • El historial de navegación de Internet: ¿Tiene miedo de que su hijo utilice su teléfono para consultar páginas y sitios web que piensa que no están adaptados a su edad? Gracias a la presencia de un programa espía, tiene la posibilidad de listar las páginas visitadas con el tiempo de conexión, la fecha y la hora, e incluso abrir el enlace de esta página para verla por sí mismo.
  • La localización GPS del teléfono: por último, sin duda la funcionalidad más tranquilizadora para los padres es la localización GPS del teléfono de su hijo, la cual también puede ver desde el panel de control de la aplicación. Más abajo le explicaremos con más detalles cómo puede utilizarla.

Como puede constatar, el programa espía que instalará en el teléfono de su hijo le permitirá vigilarle de forma realmente eficaz y quedarse totalmente tranquilo.

 

Encontrar a un niño adolescente gracias a un programa espía

Acabamos de ver que los programas espía que puede comprar e instalar en el teléfono de su niño o adolescente proponen entre sus diferentes funcionalidades un sistema de localización GPS. Esta característica es especialmente interesante si tiene miedo de perder a su hijo.

Puede visualizar en todo momento el lugar exacto del teléfono en un mapa y, por lo tanto, dónde se encuentra su propietario, es decir su hijo. Pero esta función va más allá. En efecto, puede visualizar de un solo vistazo la lista de todas las localizaciones pasadas de este teléfono e incluso mostrar los itinerarios seguidos en un mapa para saber por ejemplo si su hijo se encuentra en el lugar en el que dice que está.

¡Y todavía hay más! Con esta funcionalidad también puede determinar las llamadas zonas de seguridad. Por ejemplo, si se supone que su hijo debe quedarse en casa cuando usted no está, podrá definir una zona de seguridad alrededor de su casa. Si su hijo sale de esta zona de seguridad, usted recibe un mensaje de alerta y puede intervenir antes de que corra algún peligro.

Del mismo modo, puede definir una o varias zonas de peligro en las que no quiere que su hijo se adentre. Puede ser por ejemplo un barrio complicado o una carretera peligrosa con mucho tráfico. De nuevo, en este caso recibe un mensaje inmediatamente si el teléfono llega a esta zona.

¿Le sorprende la calidad y el aspecto práctico de estas funciones? Entonces se sorprenderá todavía más por lo que vamos a explicarle ahora. En efecto, una de las últimas innovaciones que equipa los programas espía de la mejor calidad es la posibilidad de escuchar lo que pasa alrededor de su hijo. Por ejemplo, imaginemos que no sabe dónde se encuentra o lo que hace su hijo en un lugar preciso que ha localizado en la aplicación. Basta con hacer clic en un lugar de su panel de control para que el micro del teléfono de su hijo se active y poder escuchar lo que le rodea, del mismo modo que si llamara y hubiera puesto el manos libres.

Como puede constatar, las funcionalidades específicas de este programa espía son una verdadera garantía de seguridad para los padres que tienen miedo de que les ocurra algo a sus hijos. Si su hijo se ha perdido, o si simplemente desea saber más sobre sus amistades o costumbres cuando no está presente, podrá averiguarlo todo y así podrá actuar en el momento adecuado para su seguridad.

Otro uso interesante de la función de localización GPS del teléfono de su hijo es poder encontrar un teléfono que se haya perdido o que le hayan robado, algo que ocurre por desgracia a menudo tanto a niños como a adultos. En efecto, solo tendrá que localizar el teléfono en el mapa para saber dónde se encuentra.

 

Un programa que actúa también como control parental a distancia

Aunque la mayoría de padres están muy atentos respecto al bienestar de sus hijos y se toman el tiempo de establecer un control parental en los aparatos conectados de casa, como ordenadores, tabletas y televisores, poner el control en un teléfono móvil es un poco más complicado.

En efecto, si bien puede configurar algunas restricciones con el menú del teléfono antes de dárselo al adolescente, este podrá sin duda desbloquearlas del mismo modo y es probable que en el futuro no le deje volver a manipular el teléfono de nuevo. Además, bastará con descargar nuevas aplicaciones para que pierda el control.

Gracias al programa espía que habrá instalado en el teléfono de su hijo, ya no tendrá ningún problema, puesto que podrá ejercer este control parental directamente desde su panel de control, es decir a distancia y sin necesidad de manipular el aparato interceptado. En efecto, se puede bloquear o restringir el acceso del teléfono a algunos sitios o páginas web que piense que no están adaptados, así como bloquear el uso de algunas aplicaciones. De este modo tendrá un control total del uso que puede hacer su hijo de su teléfono, y este no podrá en ningún caso quitar estos bloqueos que haya establecido.

 

¿Es legal espiar el teléfono de su niño o adolescente?


Ahora pasaremos a resolver una duda que tienen muchos padres que desean instalar un programa espía en el teléfono de su niño o adolescente. ¿Es realmente legal?

Es verdad que a menudo oímos hablar del respeto a la vida privada y la prohibición de algunas prácticas en lo que respecta al espionaje informático, algo que puede dar miedo a algunos padres. La buena noticia es que el uso de este tipo de programas para vigilar a niños es legal con algunas condiciones y según el país en el que se encuentre y lleve a cabo esta práctica.

En España, la principal condición es que cualquier persona a la que se quiera espiar debe estar informada de que este dispositivo se encuentra en su teléfono. La ley del menor, por ejemplo, garantiza el derecho a la intimidad de los niños y adolescentes con menos de 18 años. En efecto, cualquier persona mayor o menor de edad tiene derecho al respeto de la privacidad. Si se espía a una persona sin su consentimiento, las penas son de entre uno y cuatro años de prisión en España.

Para concluir, podemos decir que un programa que permite espiar el teléfono de un niño o adolescente es un medio ideal para que los padres vigilen sus actividades y controlen los peligros a su alrededor.